Lohmann Breeders Linkedin Linkedin
LOHMANN NEWSLETTER
LOHMANN NEWSLETTER



Quien quiera huevos necesita gallinas ponedoras y, en concreto, que estén sanas y sean productivas.
Pero el consumidor demanda aún más: uno quería huevos blancos; otro, huevos marrones; el tercero, grandes; un cuarto, pequeños. También el productor de huevos manifiesta sus exigencias: uno tenía sus animales en jaulas, el otro en aviarios, otros, en cambio, tenían sistemas de alojamiento en suelo o al aire libre.

De este modo, surgió rápidamente en LOHMANN el principio “Para cada forma de cría, la gallina adecuada; para cada mercado, el huevo apropiado”. Principio que es, además, prioritario en el trabajo de mejora genética de LOHMANN.

Una intensiva actividad en investigación y desarrollo representa uno de los pilares fundamentales para un programa de mejora sostenible, así como para obtener éxitos e innovaciones que se convierten en hitos en el campo de la mejora genética avícola internacional.

LOHMANN invierte continuamente en investigación y desarrollo. En torno a un diez por ciento de la facturación se destina a este menester, estableciendo de esta forma los cimientos para futuras innovaciones, así como para el éxito de la empresa.

Las inversiones son rentables: continuas mejoras genéticas en todos los caracteres importantes de producción y de calidad, así como en nuevos caracteres, aseguran el liderazgo en el mercado de LOHMANN, y ofrecen a sus clientes un verdadero valor añadido y una importante ventaja competitiva.

A continuación se exponen brevemente dos de los numerosos ejemplos:

Mediante la patente para la selección basada en marcadores contra “huevos con mal olor” se contribuyó decisivamente a realizar un mejor aprovechamiento de los recursos de fuentes protéicas locales.
La prueba de rendimiento en suelo basada en la tecnología con transpondedor supone una segunda contribución a la mejora genética de gallinas de puesta orientada a las necesidades del mercado.

El ancestro de todas las gallinas, también de las gallinas ponedoras híbridas de hoy en día, es el gallo de Bankiva. Fue domesticado hace unos 4.000 ó 5.000 años en Asia, y en la actualidad se encuentra mundialmente distribuido en muchas razas diferentes

Sin embargo, pese a su larga historia, los rendimientos de las gallinas nunca habían experimentado un aumento tan notable como en las últimas décadas. El motivo principal son los modernos métodos de mejora genética animal.

El rendimiento y la calidad ya no están determinados por el azar o la jerarquía social, sino todo lo contrario, ahora el motor de la mejora productiva es la selección sistemática.

La genética es la ciencia que estudia la transmisión por herencia. Las primeras leyes de la transmisión hereditaria fueron establecidas por Gregor Johann Mendel a mediados del siglo XIX.
No obstante, quedaba aún un largo camino por recorrer hasta los modernos métodos de hoy en día, la genética cuantitativa. De hecho, primero fue necesario el desarrollo de sistemas informáticos de mayor rendimiento para que los genetistas pudieran aplicar la teoría de la selección a la avicultura.

LOHMANN pronto se dio cuenta de la importancia de las nuevas técnicas y las aplicó consecuentemente en la selección de gallinas ponedoras.

Un equipo altamente especializado de genetistas comprueba continuamente los últimos resultados procedentes de la investigación para mejorar constantemente los métodos de selección. De esta forma se puede dar una rápida y eficiente respuesta a las nuevas exigencias del mercado.

La teoría de la genética sólo puede mostrar el mejor camino para alcanzar un determinado objetivo.

Y este objetivo lo fija el mercado constantemente. La teoría y la práctica se combinan en un trabajo de selección bien planificado y definido para mejorar, por ejemplo, la calidad de la cáscara del huevo.

El máximo progreso es posible gracias a empleados con una elevada experiencia y motivación que son responsables de la toma de datos en los núcleos de selección y, a su vez, a potentes sistemas informáticos que se encargan de procesar esta enorme cantidad de datos.
El trabajo de selección se basa en la variación individual.
El principal objetivo de la selección es mejorar el rendimiento medio de un grupo de aves: de la forma más continua y homogénea posible – lote tras lote, año tras año. Con un claro objetivo: un perfil productivo equilibrado que se adapte a los diferentes mercados.

Ya quedaron atrás los tiempos en los que bastaba con facilitar a un gallinero alimento y agua suficiente para que las pollitas de un día se criaran y se convirtieran en gallinas que pusieran muchos huevos.

Las gallinas de LOHMANN’s alcanzan pronto la madurez sexual, tienen un elevado pico de puesta, una gran persistencia de producción con muy buena calidad del huevo y una excelente capacidad de aprovechamiento del pienso.

Para que estas aves puedan desarrollar totalmente su elevado potencial genético, la alimentación, el programa de iluminación y el control ambiental deben encontrarse en armonía entre sí para que a las aves no les falte de nada.

LOHMANN ha desarrollado unas detalladas Guías de Manejo que contienen todas las indicaciones necesarias sobre el manejo y la cría-recría de gallinas ponedoras. ¿Está interesado en las Guías de Manejo de LOHMANN? Solicítelas en el Departamento de Marketing, estaremos encantados de enviárselas.

Especialistas de producción y veterinarios trabajan mano a mano. Como en el caso de otros animales de uso zootécnico, las aves de LOHMANN únicamente expresan todo su potencial genético si están sanas. Si surgen problemas sanitarios en un lote de aves se debe recurrir de inmediato a un veterinario especializado en avicultura.

Quien quiera huevos necesita gallinas ponedoras y, en concreto, que estén sanas y sean productivas.
Pero el consumidor demanda aún más: uno quería huevos blancos; otro, huevos marrones; el tercero, grandes; un cuarto, pequeños. También el productor de huevos manifiesta sus exigencias: uno tenía sus animales en jaulas, el otro en aviarios, otros, en cambio, tenían sistemas de alojamiento en suelo o al aire libre.

De este modo, surgió rápidamente en LOHMANN el principio “Para cada forma de cría, la gallina adecuada; para cada mercado, el huevo apropiado”. Principio que es, además, prioritario en el trabajo de mejora genética de LOHMANN.

Una intensiva actividad en investigación y desarrollo representa uno de los pilares fundamentales para un programa de mejora sostenible, así como para obtener éxitos e innovaciones que se convierten en hitos en el campo de la mejora genética avícola internacional.

LOHMANN invierte continuamente en investigación y desarrollo. En torno a un diez por ciento de la facturación se destina a este menester, estableciendo de esta forma los cimientos para futuras innovaciones, así como para el éxito de la empresa.

Las inversiones son rentables: continuas mejoras genéticas en todos los caracteres importantes de producción y de calidad, así como en nuevos caracteres, aseguran el liderazgo en el mercado de LOHMANN, y ofrecen a sus clientes un verdadero valor añadido y una importante ventaja competitiva.

A continuación se exponen brevemente dos de los numerosos ejemplos:

Mediante la patente para la selección basada en marcadores contra “huevos con mal olor” se contribuyó decisivamente a realizar un mejor aprovechamiento de los recursos de fuentes protéicas locales.
La prueba de rendimiento en suelo basada en la tecnología con transpondedor supone una segunda contribución a la mejora genética de gallinas de puesta orientada a las necesidades del mercado.

El ancestro de todas las gallinas, también de las gallinas ponedoras híbridas de hoy en día, es el gallo de Bankiva. Fue domesticado hace unos 4.000 ó 5.000 años en Asia, y en la actualidad se encuentra mundialmente distribuido en muchas razas diferentes

Sin embargo, pese a su larga historia, los rendimientos de las gallinas nunca habían experimentado un aumento tan notable como en las últimas décadas. El motivo principal son los modernos métodos de mejora genética animal.

El rendimiento y la calidad ya no están determinados por el azar o la jerarquía social, sino todo lo contrario, ahora el motor de la mejora productiva es la selección sistemática.

La genética es la ciencia que estudia la transmisión por herencia. Las primeras leyes de la transmisión hereditaria fueron establecidas por Gregor Johann Mendel a mediados del siglo XIX.
No obstante, quedaba aún un largo camino por recorrer hasta los modernos métodos de hoy en día, la genética cuantitativa. De hecho, primero fue necesario el desarrollo de sistemas informáticos de mayor rendimiento para que los genetistas pudieran aplicar la teoría de la selección a la avicultura.

LOHMANN pronto se dio cuenta de la importancia de las nuevas técnicas y las aplicó consecuentemente en la selección de gallinas ponedoras.

Un equipo altamente especializado de genetistas comprueba continuamente los últimos resultados procedentes de la investigación para mejorar constantemente los métodos de selección. De esta forma se puede dar una rápida y eficiente respuesta a las nuevas exigencias del mercado.

La teoría de la genética sólo puede mostrar el mejor camino para alcanzar un determinado objetivo.

Y este objetivo lo fija el mercado constantemente. La teoría y la práctica se combinan en un trabajo de selección bien planificado y definido para mejorar, por ejemplo, la calidad de la cáscara del huevo.

El máximo progreso es posible gracias a empleados con una elevada experiencia y motivación que son responsables de la toma de datos en los núcleos de selección y, a su vez, a potentes sistemas informáticos que se encargan de procesar esta enorme cantidad de datos.
El trabajo de selección se basa en la variación individual.
El principal objetivo de la selección es mejorar el rendimiento medio de un grupo de aves: de la forma más continua y homogénea posible – lote tras lote, año tras año. Con un claro objetivo: un perfil productivo equilibrado que se adapte a los diferentes mercados.

Ya quedaron atrás los tiempos en los que bastaba con facilitar a un gallinero alimento y agua suficiente para que las pollitas de un día se criaran y se convirtieran en gallinas que pusieran muchos huevos.

Las gallinas de LOHMANN’s alcanzan pronto la madurez sexual, tienen un elevado pico de puesta, una gran persistencia de producción con muy buena calidad del huevo y una excelente capacidad de aprovechamiento del pienso.

Para que estas aves puedan desarrollar totalmente su elevado potencial genético, la alimentación, el programa de iluminación y el control ambiental deben encontrarse en armonía entre sí para que a las aves no les falte de nada.

LOHMANN ha desarrollado unas detalladas Guías de Manejo que contienen todas las indicaciones necesarias sobre el manejo y la cría-recría de gallinas ponedoras. ¿Está interesado en las Guías de Manejo de LOHMANN? Solicítelas en el Departamento de Marketing, estaremos encantados de enviárselas.

Especialistas de producción y veterinarios trabajan mano a mano. Como en el caso de otros animales de uso zootécnico, las aves de LOHMANN únicamente expresan todo su potencial genético si están sanas. Si surgen problemas sanitarios en un lote de aves se debe recurrir de inmediato a un veterinario especializado en avicultura.